Saltear al contenido principal
Secuestro De DNS: Una Amenaza Silenciosa En El Mundo Digital

El secuestro del Sistema de Nombres de Dominio (DNS) es una táctica utilizada por ciberdelincuentes para redirigir el tráfico de internet desde un sitio web legítimo hacia uno malicioso. Este tipo de ataque compromete la infraestructura del DNS, siendo una amenaza grave para un sistema y puede tener consecuencias muy costosas. En el siguiente artículo se explica qué es el secuestro de DNS, cómo funciona y cuales son las medidas para mitigar estos ataques y proteger los sitios web.

¿Qué es el secuestro de DNS?

El secuestro de DNS, o también conocido como ataque de redirección, implica la modificación no autorizada de la configuración del DNS para dirigir el tráfico de un sitio web hacia un servidor controlado por un atacante en lugar del servidor legítimo. Esto puede lograrse de diferentes formas, por ejemplo al interceptar la comunicación DNS o explotando vulnerabilidades en los sistemas de nombres de dominio. 

Una vez que el atacante ha redirigido con éxito el tráfico, puede llevar a cabo una serie de actividades maliciosas, como el phishing, la distribución de malware, el robo de datos sensibles o simplemente mostrar contenido falso para engañar a los usuarios.

¿Cómo funciona el secuestro de DNS?

El secuestro de DNS puede llevarse a cabo de distintas maneras, pero generalmente implica una de las siguientes técnicas:

  1. Secuestro DNS local : El atacante instala malware en la computadora de un usuario y cambia la configuración de DNS local para redirigir el tráfico hacia un servidor controlado por él. 
  2. Secuestro del enrutador (router) : Este secuestro suele ser el primer punto de ataque de muchos ciberdelincuentes. Esto se debe a que muchos enrutadores tienen contraseñas predeterminadas o vulnerables, por lo tanto pueden ser descifradas fácilmente. Una vez obtenido el acceso los atacantes se apropian del router y modifican la configuración de DNS, afectando a todos los usuarios conectados a este dispositivo ya infectado.
  3. Ataque de tipo intermediario (MitM Man-in-the-Middle): Mediante el uso de herramientas especializadas, el ciberdelincuente intercepta la comunicación entre el usuario y el servidor DNS  y responde con direcciones IP falsas, redirigiendo así el tráfico hacia su propio servidor.
  4. Servidor DNS fraudulento: Este tipo de delito cibernético es mucho más complicado que el secuestro local porque no se puede controlar desde el dispositivo objetivo. Los atacantes piratean un servidor DNS y cambian los registros DNS para redirigir las solicitudes DNS a sitios maliciosos.

¿Cómo mitigar los ataques de secuestro de DNS?

Para protegerse contra el secuestro de DNS y mitigar los ataques a los sitios web, es crucial implementar una serie de medidas de seguridad:

  1. Monitorear la infraestructura DNS: Realizar un monitoreo constante de la infraestructura DNS puede ayudar a detectar y mitigar rápidamente cualquier intento de secuestro de DNS o actividad maliciosa. Esto puede incluir la supervisión de cambios en los registros DNS, la detección de consultas DNS anómalas y la auditoría regular de la configuración de DNS.
  2. Restringir el acceso a un servidor: Se deben utilizar medidas de seguridad física, acceso multifactor, firewall y seguridad de red.
  3. Implementar DNSSEC (DNS Security Extensions): Es una extensión del protocolo DNS que proporciona autenticación y verificación de la integridad de los datos de DNS. Al implementar DNSSEC, se pueden prevenir ataques de envenenamiento de caché DNS y garantizar la autenticidad de los registros DNS.
  4. Actualizar y aplicar parches a los sistemas: Mantener actualizados los sistemas y aplicar parches de seguridad regularmente puede ayudar a cerrar las vulnerabilidades conocidas que podrían ser explotadas en ataques de secuestro de DNS y otras amenazas cibernéticas.
  5. Educar a los usuarios: La educación en temas de ciberseguridad, permite a los usuarios conocer las amenazas y riesgos que existen en la red. Las personas que están capacitadas, pueden tomar mejores decisiones ante un posible riesgo. 

Conclusión

En conclusión, el secuestro de DNS representa una amenaza significativa para la seguridad en línea y la integridad de los sitios web. Al implementar medidas de seguridad sólidas, como DNSSEC, utilizar servidores DNS de confianza, monitorear la infraestructura DNS y educar a los usuarios, es posible mitigar los riesgos asociados con estos ataques y proteger la infraestructura de internet contra el secuestro de DNS. Si deseas proteger a tu organización escríbenos a: ventas@accesq.com.mx y un especialista te atenderá. 

https://www.ncsc.gov.uk/files/Advisory-DNS-hijacking.pdf

https://cseweb.ucsd.edu/~savage/papers/IMC2022-Hijack.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba